Chino, el nuevo idioma en los colegios privados de Madrid

No es diferente del escenario en el que se encontraban hace 20 años, solo que entonces el idioma de rigor era el inglés. Ahora, sonríen y aplauden mientras ven sus pequeños tesoros -algunos de tan solo tres años, cantar la canción de los Cinco Dedos, una típica canción infantil china.

Se trata de niños de escuelas privadas y subvencionadas por el Estado que ya tienen un dominio relativamente bueno del inglés. Sus padres los han inscrito porque consideran que la mejor inversión para su futuro es el dominio de los tres idiomas principales del mundo.

Hidalgo reconoce el esfuerzo pero cree que vale la pena. “Es el lenguaje del futuro”, dice, una frase que todos los demás padres repiten como un mantra.

Las clases de mandarín se han disparado en Madrid en proporción directa a la influencia económica de China. Hace apenas 10 años, era inusual encontrar que el mandarín se enseñaba en escuelas privadas y subvencionadas por el estado, pero ahora 89 de ellas lo tienen como opción y algunas incluso lo han hecho obligatorio, según Hanban, la agencia de promoción del idioma del gobierno chino.

Dado que aprender chino no es una tarea fácil, algunos padres adoptan un enfoque intensivo y contratan a tutores privados, e incluso a au pairs residentes, para mejorar la fluidez de sus hijos. También ha habido una serie de empresas que promueven campamentos de verano en China con la promesa de una inmersión del 100%.

Y a medida que las universidades y las empresas internacionales evalúan cada vez más la competencia, más gente está aceptando la idea, dice Néstor Tsai, director de la Asociación de Maestros Chinos, aunque el fenómeno es particularmente popular entre los sectores más ricos de la sociedad, ya que muchos han tenido experiencia de primera mano de lo que está ocurriendo en los EE.UU. y el Reino Unido, donde el chino forma parte integral de la educación de la elite.

Ya-Lan Chuang, directora de la academia china, empezó a dar clases particulares a dos o tres niños en 2009, poco después de llegar a España desde Taiwán. Actualmente emplea a 11 hablantes nativos que enseñan en 25 grupos de tarde en zonas prósperas de Madrid, como La Moraleja, Aravaca, Pozuelo y Serrano. Su método consiste en absorber el lenguaje como si fuera la lengua materna de los niños.

Ya-Lan no tiene necesidad de promover la academia ya que la demanda es abrumadora. La gente oye que el hijo de su vecino está aprendiendo chino y rápidamente inscriben a su propio hijo. “Es de boca en boca”, dice.

El chino está sustituyendo al francés y al alemán como segunda lengua extranjera en las escuelas de los alrededores de Madrid. Hace cinco años, Hanban firmó un acuerdo con el gobierno regional de Madrid, ofreciendo profesores de chino a las escuelas públicas de forma gratuita como actividad extraescolar, pero hasta ahora solo 34 escuelas se han beneficiado de este programa, según Li Zhang, representante de Hanban en España.

Zhang dice que los gobiernos de otros países han estado presionando a los chinos. En 2013, el ex Primer Ministro del Reino Unido, David Cameron, animó a las escuelas a cambiar el francés por el chino y, según Hanban, el Reino Unido tiene ahora más de 100.000 estudiantes de mandarín, casi el doble de los que hay en España, que se estiman en 52.000.

Pero es el grupo de edad de los menores de 18 años el que realmente está impulsando el auge. En las escuelas privadas como el Colegio Internacional Nuevo Centro, los estudiantes tienen que llevar el mandarín desde el jardín de infantes hasta el bachillerato. Según Li Shy Yi, jefe del departamento de idioma chino de Nuevo Centro, fueron los pioneros, los primeros en incluir el mandarín en el currículo escolar.

Li Shy Yi tenía reservas al principio, ya que ni siquiera había libros de texto con los que trabajar, pero el plan ha sido un éxito inequívoco y a lo largo de los años ha visto a docenas de otras escuelas de la región seguir su ejemplo. “El chino es una de las razones por las que los padres inscriben a sus hijos en la escuela”, dice Li.

Hablar como un nativo

A pesar de su creciente popularidad, pocos españoles tienen un conocimiento realmente bueno de una lengua que es hablada por casi mil millones de personas como lengua materna.

Las familias que más gastan en que sus hijos aprendan chino también invierten en campamentos de verano en China. Una empresa que ofrece campamentos de verano es AbarcaChina, que cobra 4.750 euros por tres semanas y acepta estudiantes de entre 9 y 17 años. El precio incluye el vuelo, el alojamiento con una familia local y las clases diarias de chino. La directora, Ana Abarca, cree que hay una necesidad urgente de aprender chino. “Todavía no nos damos cuenta de la influencia que China está a punto de tener”, dice.

Otros optan por las au pairs chinas, una ruta más económica. Según la agencia AuPair.com, en los primeros tres meses de este año llegaron a España 73 au pairs chinas, cinco veces más que el año pasado durante el mismo período.

Sofía dice que los chinos se quedan boquiabiertos cuando oyen a un europeo hablar su idioma con fluidez; cuando reprendió a un grupo de pasajeros chinos en su propio idioma por intentar saltarse la fila de facturación en un vuelo a Dubai, se les cayó la boca.

Totó ayuda a Sofía con su escritura, que es aún más difícil que hablar, con vistas a que Sofía tome el examen oficial HSK 4 este verano. Esta es una prueba que los adultos suelen tomar después de varios años de estudio.

Sus padres, como tantos otros, creen que la comida china va a ser esencial para la próxima generación, y su padre José Gahete, un ingeniero industrial de 50 años, dice que aunque no todo el mundo tiene ganas de que alguien venga a vivir con ellos durante todo el año, han tenido suerte porque su hija siempre se ha llevado bien con sus au pairs. “Nuestra experiencia ha sido fantástica, y está preparando a Sofía para el futuro”, afirma.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies