Gales, Galicia, los celtas y el moribundo galo

Hay una palabra que aparece, de una forma u otra, sobre una vasta área de Eurasia y que revela, de manera algo sutil, mucho sobre la historia local.

Designa lugares, individuos, pueblos e incluso países. Es un marcador histórico de culturas que una vez se extendieron por gran parte de Europa y más allá, y que más tarde fueron llevadas a los márgenes del continente.

La palabra, en su forma más conocida, es Gales, que hoy es el nombre en inglés de uno de los constituyentes de Gran Bretaña, junto con Inglaterra y Escocia.

Gales es un país de raíces celtas, pero el nombre “Gales” no es una palabra celta.

En origen es una palabra germánica que fue utilizada por las tribus germánicas dispersas por Europa hace dos milenios para designar a sus vecinos y rivales no germánicos, las tribus celtas. Significaba esencialmente “los otros”.

Los galeses hoy en día llaman a su país Cymru. Presumiblemente los pueblos celtas que en un tiempo se habían establecido en todo el continente utilizaron otros nombres para sí mismos. Pero lo que se ha pegado en tantos lugares donde los celtas alguna vez tuvieron influencia es una variante de la palabra “Gales”.

No mirando más allá de España está Galicia, con su pasado celta y sus gaitas sonando hasta el día de hoy.

La forma de raíz de’Galicia’ es esencialmente la misma palabra que’Gales’ – la’g’ y la’w’ a menudo se alternan en la evolución de la lengua. Esto se hace más claro si consideramos el nombre español de Gales -‘Gales’ – que es un primo cercano de’Galicia’.

Si nos dirigimos hacia el noreste, está la tierra de los galos. Y más allá de la Galia histórica está el territorio de los valones, los belgas francófonos. De nuevo, la “g” de la Galia cambia de lugar con la “w” de Valonia, pero es esencialmente la misma palabra.

A medida que avanzamos hacia el este, la trama se complica….

A caballo entre la actual Polonia, Bielorrusia y Ucrania se encuentra la tierra histórica de Galicia, centrada en la ciudad de Lvov. Durante siglos fue una especie de crisol con poblaciones católicas romanas, ortodoxas orientales y judías, fue, podemos deducir de su nombre, en su día una tierra asentada por tribus celtas.

Y moviéndonos hacia el sur desde allí llegamos a la actual Rumania, que fue construida como un estado moderno de los antiguos principados de Moldavia y Valaquia (¡otra vez esa palabra!). Los rumanos de hoy son románticos, pero es evidente que los celtas estuvieron allí en su día.

La historia no termina ahí.

Las poblaciones seminómadas de pastores de ovejas de habla rumana en los Balcanes se conocen como “Vlachs”, una asociación evidente con Valaquia (“w” y “v” se alternan tan fácilmente como “g” y “v”).

Y si continuamos nuestro viaje y cruzamos los Dardanelos hacia Asia Menor nos encontramos con que un área de las tierras altas centrales fue conocida una vez como Galacia – ¡la tierra de los galos!

Un magnífico recuerdo de la antigua presencia celta en Oriente es la magnífica estatua del Galo Moribundo, que es una copia romana de un original helenístico, expuesta en el Museo Capitolino de Roma.

En cierto sentido, el patetismo de la escultura es un recordatorio del destino final de los celtas en toda Europa.

Casi desaparecieron de la mayor parte del continente, y sus lenguas apenas han sobrevivido incluso en las Islas Británicas, a las que los celtas se retiraron cuando fueron aplastados por otras fuerzas dominantes.

Pero dejaron su firma por todo el mapa. Y Wallace, como nombre y apellido, es otra expresión de esa misma raíz germánica. Pero no necesitamos limitarnos a los nombres en inglés. El antiguo líder del sindicato de solidaridad en Polonia en las décadas de 1970 y 1980 tenía el mismo nombre en su forma polaca: Walesa.

Así que mientras que el francés, el inglés, el español, el rumano y las lenguas eslavas típicamente sólo tienen unos pocos cientos de palabras de origen celta, un mapa de Europa es prueba suficiente del hecho de que los celtas alguna vez residieron de Galway a Galata.

Tom Yohannan creció en Nueva Jersey y vivió en Atenas, Salónica, Tokio, San Francisco y Nueva York antes de establecerse en Barcelona. Sus estudios abarcan desde la literatura antigua, pasando por la historia de Oriente Medio, hasta la lingüística moderna.

Si quieres contribuir a nuestra sección de’Opinión, Blogs y Experiencias en Español’, por favor envíanos un correo electrónico a: editorial@spainenglish.com. Nos encantaría saber de usted.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies