Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO fuera de Barcelona

Cataluña es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, y aunque la mayoría se encuentra en la ciudad de Barcelona y recibe una gran atención internacional, mirar más allá y apreciar lo que los rincones más tranquilos de Cataluña tienen para ofrecer puede valer la pena.

Con un antiguo anfiteatro romano, la mayor concentración de arte románico de Europa, y lo que podría haber sido una mini Sagrada Familia no muy lejos de Barcelona, hay muchos misterios por descubrir e impresionantes lugares por ver.

Tárraco romano antiguo

La antigua ciudad de Tárraco, hoy en día Tarragona, fue el primer asentamiento de los romanos en la Península Ibérica y se estableció rápidamente como un importante centro administrativo y económico del imperio. Ciudad mercantil, Tárraco estaba adornada con numerosos edificios majestuosos que aún hoy se conservan en excelentes condiciones. La ciudad fue también una base militar estratégica para el ejército romano que luchaba contra la amenaza de las fuerzas cartaginesas procedentes del sur.

Fundada en el siglo III a.C., la ciudad fue decorada con murallas romanas típicas, un Circo Máximo, un Foro, una basílica visigoda y una iglesia románica, una necrópolis cristiana primitiva, y más. Quizás la joya de la historia romana de la ciudad es el gran anfiteatro, que ahora se encuentra en el centro de la ciudad.

El Conjunto Arqueológico de Tárraco fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000.

Iglesias románicas de la Vall de Boí

En lo alto de las montañas de los Pirineos, hay una serie de pequeños pueblos, cada uno con su propia iglesia románica. Este conjunto de nueve iglesias constituye uno de los Patrimonios de la Humanidad de la UNESCO, por su notable nivel de conservación, por su exquisito detalle en la arquitectura antigua y por la mayor colección de arte románico de toda Europa que se encuentra en su interior.

Estas iglesias de casi novecientos años de antigüedad muestran de forma única la cultura que floreció en Cataluña durante el siglo XII. Lo que la aglomeración de iglesias y pueblos también muestra es cuán lejos y remota fue esta cultura que no sólo pudo alcanzar, sino prosperar, a niveles tan altos de calidad artística, todo ello rodeada de montañas que alcanzaban picos de más de 3 kilómetros de altura.

Las pinturas al fresco de las iglesias muestran símbolos de los ideales y principios de la época. El Cristo pantocrátor en el ábside de Sant Climent del pueblo de Taüll es una de las obras maestras más veneradas de la pintura románica. El original se encuentra ahora en el Museo Nacional de Arte de Cataluña, mientras que una réplica se encuentra en la iglesia pirenaica.

Colònia Güell y la cripta de Gaudí

Quizás el secreto mejor guardado de Antoni Gaudí se encuentra a un corto trayecto en tren de las afueras de Barcelona. La Colonia Güell fue una ciudad empresarial construida a finales del siglo XIX para que los trabajadores de la industria textil pudieran vivir y trabajar. Muchos arquitectos participaron en la construcción del fascinante pueblecito que combinaba utilidad, trabajo y comodidad, ya que todos los habitantes vivían y trabajaban en una zona relativamente pequeña y concentrada.

La contribución de Antoni Gaudí al lugar fue su cripta, el edificio que se convertiría en una iglesia más grande, pero nunca se terminó de construir. El resultado final es una pequeña iglesia diseñada con muchos de los sellos de la Sagrada Familia. Los visitantes pueden ver claramente las influencias y estilos que el arquitecto utilizó en ambos puntos de referencia. Si se hubieran terminado las obras de la cripta, se habría convertido en una “maqueta monumental de la Sagrada Familia”, según el propio Gaudí.

La Abadía Real de Santa María de Poblet, de estilo gótico catalán, es un enorme monasterio que data de mediados del siglo XII y que ha desempeñado un papel central en la historia de Cataluña durante cientos de años.

Fue uno de los dos panteones reales de los reyes de la Corona de Aragón, y durante cientos de años sirvió como cementerio de monarcas y gobernantes. Los reyes enterrados allí tienen esculturas de leones sentados a sus pies, mientras que las reinas tienen perros a sus pies.

El monasterio de Poblet se encuentra en la zona de la Conca de Barberà, en la zona sur de Tarragona.

Los más antiguos patrimonios de la UNESCO en Cataluña son también algunos de los más antiguos vestigios de la humanidad que existen en el planeta. A lo largo de toda la cuenca mediterránea se encuentra una enorme colección de pinturas rupestres antiguas, realizadas predominantemente en cuevas donde vivieron los primeros homo-sapiens.

En lugares como Ulldecona en Tarragona y Roca dels Moros en el pueblo de Cogul, cerca de Lleida, se pueden descubrir las fascinantes vidas de nuestros antepasados de la edad de piedra, que trazan su vida cotidiana, el cambio de las estaciones y sus rituales en tinta, en su mayoría roja y negra, en las paredes de sus espacios vitales.

En toda Cataluña se han encontrado 60 lugares en los que se han encontrado pinturas rupestres que, junto con pinturas de otras regiones, constituyen el singular yacimiento de la UNESCO del Arte Rupestre de la cuenca mediterránea ibérica.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies