Turismo, empleo, contaminación: los pros y contras de los 3 millones de visitantes de cruceros en Barcelona

Más de 3 millones de visitantes llegaron a Barcelona en cruceros en 2018, lo que convierte a la ciudad en el mayor destino de cruceros de Europa por delante de otros puertos importantes como Palma de Mallorca, Venecia o Southampton.

Barcelona es también el cuarto destino mundial de cruceros, y el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Joan Canadell, afirma que “es algo bueno para el país”.

Los que están a favor de la industria destacan las oportunidades de negocio que generan los cruceros. La atención a los visitantes crea puestos de trabajo, y los turistas con bolsillos más profundos pueden terminar gastando sumas importantes.

Según las estadísticas de un estudio AQR-Lab de la Universidad de Barcelona de 2016, la industria emplea directa e indirectamente a 9.056 personas y representa 206 millones de euros recaudados en impuestos.
Sin embargo, las preocupaciones medioambientales no siempre son citadas por los defensores de la industria, y el estudio más reciente sobre cruceros realizado por Barcelona Turisme -que depende de la Cámara de Comercio de la ciudad- en 2014 no menciona en absoluto la contaminación.

El grupo europeo de campaña Transporte y Medio Ambiente ha publicado recientemente un estudio que demuestra que Barcelona es la ciudad europea más contaminada por los cruceros.

En 2017 contaminaron casi cinco veces más óxido de azufre que todos los vehículos de la ciudad, y se encontraron partículas tóxicas de cruceros a 400 kilómetros del puerto.

Los cruceros también representaron el 28,5% del óxido de nitrógeno de Barcelona y el 3,5% de la contaminación por partículas de la ciudad.

Según Transport & Environment, parte del problema es que los países del sur de Europa en general tienen regulaciones menos estrictas para el combustible de azufre que los países del norte de Europa.

María García, de la organización ecologista asociada Ecologistes en Acció, afirma que más allá del hecho de que los países del norte de Europa tienen regulaciones más estrictas en materia de combustibles (0,1% de contenido de azufre frente a 1,5% en el sur), los buques pueden contaminar tanto como lo hacen porque las regulaciones son diferentes en tierra y en mar, aunque el puerto está directamente adyacente a la ciudad.

En general, España es también el país europeo más contaminado por los cruceros, por delante de Italia, Grecia y Francia, con 14.496 toneladas métricas de óxido de azufre liberadas en 2017.

Además de los daños ambientales, los cruceros y el turismo de masas también están relacionados con el hacinamiento, los elevados precios de la vivienda y el aburguesamiento, así como con los empleos estacionales, lo que lleva a algunos a cuestionar los beneficios generales que citan los defensores de la industria.

Con las opiniones divididas sobre los beneficios de los cruceros, los que están a favor de reducir su número pueden encontrar más apoyo para su postura tras la decisión de la UE de llevar a España ante los tribunales por los excesivos niveles de contaminación atmosférica.

Las organizaciones ecologistas y el Ayuntamiento de Barcelona se han pronunciado a favor de limitar la industria, pero el puerto de Barcelona está controlado por la Autoridad Portuaria Nacional de España.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies