¿Cuáles son las serpientes venenosas que habitan en España?

En total, en todo el planeta, encontramos alrededor de 2,900 especies de serpientes. En nuestro continente, la Península Ibérica destaca por su amplia biodiversidad. Esta es la razón por lo que, actualmente, 15 de las 45 especies de serpientes de Europa habitan esta región y, las víboras son 5 de ellas y son venenosas.

Vipera aspis – La Víbora del Pirineo

Esta serpiente puede llegar a medir hasta 85 cm de largo y destaca, además, por su hocico ligeramente levantado, así como por contar con una cabeza en forma triangular.

Sobre todo, se las puede encontrar en la parte nororiental de la Península Ibérica, desde Cantabria a la costa catalana; siendo que, como su nombre lo indica, proliferan mucho más en el hábitat alpino.

Su veneno es sumamente potente, si bien, para buena noticia está el hecho de que, por lo general, presentan un temperamento esquivo y equilibrado. Antes que tener una confrontación directa, prefieren ahorrar energía y huir o esconderse antes que atacar; si bien, cuando se sienten amenazadas y no encuentra una salida o guarida, sin duda atacarán.

Vipera seoanei – La Víbora Cantábrica 

Esta serpiente es endémica de la Península Ibérica, ocupando la región que va desde el Galicia al Norte de Portugal, pasando por Burgos y Navarra. Si bien su veneno no es tan mortal como el de la víbora de los Pirineos, sí que tiene la capacidad de ser letal; en especial si la persona atacada no recibe una atención médica pronta.

Su longitud máxima es de 60 centímetros y pueden ir desde un color cobrizo a un gris bastante oscuro. También cuenta con un hocico levantado, aunque con una cabeza cuadrangular y grande.

Vipera latastei – La Víbora hocicuda de la Península Ibérica

Esta es la especie de serpiente que se encuentra en mayor número en la Península Ibérica. A excepción de Cantabria y los Pirineos, se las puede ver por prácticamente toda España, y sobre todo, en bosques y matorrales a una altura aproximada de 800 metros.

Debido a su alta población, por desgracia, es la serpiente que más mordeduras desencadena en los seres humanos. SI bien, debemos mencionar que su veneno es el menos potente de las encontradas en la región.

Su medida promedio, como adultas, es de entre 50 y 60 cm; cuentan con una protuberancia en la cabeza, cerca de la nariz, que las hace fácilmente reconocibles.

Malpolon monspessulanus – La Culebra bastarda

También conocida como «culebra de Montpellier», se trata de la serpiente de mayor longitud de España y la Península Ibérica, con 2,5 metros de longitud.

Si bien es una especie venenosa, no abunda en cantidad como las mencionadas anteriormente. Aunque, en caso de una mordedura, es esencial el recibir atención médica de forma inmediata.

Macroprotodon cucullatus – La culebra cogulla

Finalizamos con esta culebra que no suele superar los 40 cm de longitud, y que se halla, principalmente, en el norte de África y el sur de España- Le gustan los sitios cálidos, así como zonas pedregosas y áridas. Es de predominantes hábitos nocturnos, por lo que sus encuentros con humanos son escasos.

También se trata de una culebra que opta por huir antes que pelear. Debido a su tamaño y hábitos, es considerada como la especie “menos peligrosa” de las serpientes venenosas que podemos encontrar en el territorio español.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies