Ir al trabajo en coche podría aumentar las probabilidades de sufrir muerte prematura

Según una investigación publicada en el diario británico The Lancet Planetary Health, ir a trabajar utilizando medios de transporte activos, tales como caminar, utilizar la bici o emplear el transporte público, puede incidir favorablemente en la salud de las personas; en contraste con las que suelen movilizarse utilizando sus coches.

Entre los aspectos más resaltantes, se encuentra que quienes realizan una cantidad mayor de esfuerzo físico a diario para asistir a sus puestos de trabajo, tienden a presentar menores riesgos de sufrir enfermedades cardíacas y vasculares, padecer cáncer y morir prematuramente.

Método aplicado para el estudio

Este estudio fue auspiciado por la institución de educación superior Escuela Imperial de Londres, y se basó en los datos arrojados por el censo realizado en Gales e Inglaterra. La población objeto del estudio se conformó por un total de 300.000 personas, mayores de 16 años de edad y trabajadores activos al momento de iniciar la investigación; sobre las cuales se realizó un seguimiento durante un período de 25 años, abarcando el período comprendido entre el año 1991 y 2016; con la intención de determinar la evolución de su salud, tomando como referencia la modalidad de transporte que empleaban diariamente para ir a trabajar.

Del total de personas que participaron en la experiencia, un 66% (dos tercios del conjunto) conducían su automóvil, un 19% empleaba transporte público, así como un 12% caminaba al trabajo y un 3% hacía uso de bicicletas.

Resultados obtenidos

Los resultados indicaron que los ciclistas presentaban un 20% menos de probabilidades de sufrir muertes prematuras, un 24% de padecer enfermedades cardiovasculares y 11% de enfermar de cáncer; con respecto a los que cubrían el trayecto en vehículos propios.

Por su parte, los que caminaban hasta las estaciones y tomaban los transportes públicos, resultaron un 10% menos propensos a morir prematuramente, un 20% de padecer enfermedades cardiovasculares y 12% de obtener diagnóstico de cáncer, que los conductores.

Conclusiones del estudio

Sin embargo, los autores del estudio dijeron que únicamente se tomó en consideración para este estudio, los medios que utilizaban para llegar a sus trabajos, sin tomar en consideración otros aspectos importantes para la salud de los involucrados, tales como el nivel de actividad física que aquellos realizaron, el estrés al que pudieron ser sometidos, o la presencia de ciertas condiciones ambientales, tales como la contaminación atmosférica, entre otros.

No obstante, el director del estudio y miembro del departamento de Epidemiología de la Universidad de Cambridge, Richard Patterson, indicó que los datos arrojados por la investigación realizada se suman a los resultados obtenidos en otros experimentos científicos, que han demostrado los efectos negativos de los vehículos particulares sobre la salud.

Si bien los medios de transporte como caminar, el uso de bicicletas y el transporte público, han demostrado que pueden disminuir la huella ecológica que el ser humano genera al utilizar transportes particulares, reduciendo los niveles de contaminación y coadyuvando a una mejor calidad de vida para todos; también se ha demostrado que tienen efectos muy beneficiosos para reforzar la salud cardiovascular y prevenir el cáncer, para quienes optan por utilizar esas modalidades activas de transporte.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies